«Marr era un verdadero erudito, autor de una interesante hipótesis sobre las relaciones entre distintas lenguas no indoeuropeas como las lenguas asiáticas, el georgiano, el etrusco, el vasco. Durante la revolución se declaró lingüista revolucionario, materialista y marxista. Creó un sistema según el cual el lenguaje es muy estrictamente un fenómeno de clase; las lenguas modernas habrían surgido no de lenguas madres, sino de cruces entre hablas heterogéneas, provenientes también ellas de conquistas y revoluciones; al comunismo primitivo le corresponderían las lenguas sintéticas, a las sociedades de castas las lenguas agrlutinantes, al desarrollo de las clases las lenguas flexionales; en la base de todo, se hallaría la denominación de la mano, primer instrumento de trabajo.».

— Pierre Pascal: Las grandes corrientes del pensamiento ruso contemporáneo. Encuentro ediciones.1971