Buenas tardes a todos,

Creo que a estas alturas, cualquier persona que se haya metido con cierta profundidad a analizar los datos del coronavirus, bien con afán puramente descriptivo, bien con una voluntad predictiva, sabrá que existen una serie de, llamémosle, escollos, que impiden que podamos adjetivar de forma rigurosa con el apelativo de ‘científico’ a la práctica o el trabajo que estamos llevando a cabo.

A continuación, voy a exponer algunas de ellas:

Casos detectados: No queda claro qué se entiende por ‘caso’ computable. La forma de contar lo que se ha considerado ‘casos detectados’ ha evolucionado con el tiempo.
Muertes: parecería que, de cara a la predicción, era el dato más fiable. De hecho, nosotros, en concreto, al ver que era imposible con nuestros recursos acceder a datos fiables sobre la expansión de la epidemia, decidimos centrarnos en las muertes por coronavirus, y nos encontramos con que:
Las comunidades autónomas tienen diferentes sistemas de cómputo.
Los países tienen diferentes sistemas de cómputo. Todavía no queda claro si hay que contar los fallecidos en residencias. Algunos países, como Francia, ya están empezando a incluir dichos datos en las cifras totales. No así España, que no está dando datos de mortalidad reales, al dejar a un lado los fallecidos en las residencias. España, en concreto, el ministerio de Sanidad está haciendo un esfuerzo considerable por unificar criterios, y porque todas las comunidades autónomas se avengan a cumplirlos, y aunque esto sea así a partir de ahora, ¿qué hacemos con el histórico de datos antes de la unificación? ¿Pueden considerarse científicos?
Diferentes organizaciones, computan de diferente forma, dentro de un mismo país. El caso más claro lo encontramos en EEUU. El New York Times está contando de forma diferente a como lo hace el estado norteamericano. Ejemplo, si un ciudadano de Nueva York muerte en un hospital de California, el NYT lo computa como fallecido en California. El estado lo computa, con el retraso de datos que ello conlleva, como fallecido en NY.

No se puede llamar de forma legítima a esto que hacemos ‘ciencia de datos’ cuando todavía queda mucho para que las sociedades en las que vivimos sean sociedades basadas en el conocimiento.

De hecho, considero que uno de requisitos para ser sociedad del conocimiento debería ser precisamente el de seguir unos estándares en el registro y recopilación de datos, y que en casos como el que nos atañe en estos momentos, todos los países, de forma global, deberían suscribir dichos estándares y no hacer cada uno de su capa un sayo como están haciendo.

Asimismo, es fundamental que unos países se auditen a otros, para que la ciudadanía tenga la completa certeza de que se están cumpliendo las normas de registro, recopilación y cómputo de datos. Esto es lo que se llama una gobernanza global para hacer las cosas bien, siendo esta gobernanza la de todos sobre todos, en términos equitativos. Así pues, cada país tendría que tener el derecho y el deber de poder auditar los datos de otro país, tal y como se refleja en La constitución universal en el apartado referente a los datos de la aldea global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *