Dentro de la Lingüística, la definición más antigua de esta disciplina nos llega de la mano de C. Morris en 1938, que además fue el primero en usar este término con su uso contemporáneo. Según este autor, la Pragmática es el estudio de la relación entre los signos y sus intérpretes. Posteriormente, R. Carnap, lógico y filósofo de la ciencia, la definiría como el estudio de la relación entre el lenguaje y sus usuarios .


A partir de aquí, surgen un gran número de definiciones; en el sustrato de cada una de ellas hay una parcelación diferente del significado y, por tanto, una concepción distinta de los límites de la Pragmática, de los de la Semántica y del papel que juega la forma lingüística.


Graciela Reyes, en su manual para alumnos universitarios, señala que la pragmática empieza con un intento de encontrar el sentido de la conducta lingüística. Y la define como la disciplina lingüística que estudia cómo los hablantes interpretamos enunciados en contexto.


Para un lector especializado, daré otra definición de Pragmática que me posiciona más dentro de lo que hemos llamado antes la delimitación de los límites de la disciplina y su relación con lo estrictamente lingüístico.
En el ya clásico manual de Pragmática de Levinson , se presenta todo un capítulo dedicado a comentar críticamente las diferentes definiciones que existían hasta la fecha de este término. Para este trabajo, se ha seleccionado la definición que está más acorde con la concepción de Pragmática que subyace a este trabajo:

La pragmática es el estudio de aquellas relaciones entre el lenguaje y el contexto que están gramaticalizadas, o codificadas en la estructura de una lengua. pág. 8

Tal y como explica este autor en su crítica a dicha definición, aquí solo se tratan los aspectos de la pragmática que atañen a la estructura lingüística, pero no la parte que atañe a los principios de uso del lenguaje, o al menos sólo indirectamente en la medida en que influyen en la organización lingüística. En efecto, este trabajo concentra su atención en esta relación entre contexto y forma lingüística codificada, ya que en él se trabaja con datos procedentes de un corpus cuyo tratamiento pretende ser lo más automático posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *