Así pues, ya sabemos qué hay detrás de una metáfora, de una intensificación o de un marcador discursivo como en general. Los enunciados lingüísticos codifican significados referentes a las acciones, la certeza del hablante sobre la verdad de los enunciados, las emociones, y las normas sociales y conversacionales, entre otras cosas.

Estos fenómenos responden a un visión funcionalista del lenguaje, según la cual, la lengua es un sistema de medios de expresión apropiados para un fin . Como sabemos, la visión funcionalista del lenguaje, a diferencia de la formalista, privilegia el uso por encima del sistema, invierte la relación de causalidad establecida por el innatismo chomskyano entre estructuras lingüísticas y uso, estableciendo que la estructura depende del uso, y finalmente, lo que es más importante a nuestros efectos, relaciona la lengua con su uso comunicativo y le confiere un rol de suma importancia en los procesos mentales .

La Inteligencia Artificial y la Lingüística Computacional, a las que tan útiles les han resultado la visión formalista del lenguaje, ya que le permitía obviar todos los fenómenos correspondientes a la actuación, a la semántica y al contexto, ya está comenzando a percibir de unas décadas a esta parte que hay una estrecha relación entre la forma lingüística, el significado y el contexto, conformado, como ya hemos explicado por normas socio-culturales que interactúan con las reglas del conversación y con las estructuras lingüísticas. En el apartado de enseñanza de segundas lenguas veremos que igual de importante es memorizar una regla que nos permitirá generar infinitas oraciones como saber qué es lo que se suele decir cuando un hablante no nativo va a pedir una barra de pan. Los sistemas de diálogo, por ejemplo, deben incorporar tanto los formalismos sintácticos como los constructos ya prefabricados que se usan en determinados contextos, y que de hecho están asociados inextricablemente a ellos, ya que todo ello en consonancia y como si de un baile se tratara, está destinado a construir la intersubjetividad.

Ahora bien, ¿pueden el pensamiento, las normas sociales y las emociones codificados en la forma lingüística ser representados por un conjunto de reglas implementables en una máquina? ¿Se puede predecir el comportamiento lingüístico? A. Moreno señala que el modelo computacional del lenguaje presupone una modelización matemática previa de la lengua en cuestión . Plantearse cómo se podría modelizar y sistematizar la función del lenguaje en cada contexto es uno de los retos de la Inteligencia Artificial y de la Lingüística Computacional como ya venimos señalando a lo largo de todo este capítulo.

Los investigadores en IA han dedicado poca atención a la posibilidad de incorporar componentes emotivos a los sistemas artificiales. Los actos volitivos y de deseo por el momento no se consideran temas fundamentales de investigación en IA. Se habla mucho, no obstante, de los ordenadores como sistemas intencionales, con metas y objetivos. De momento, la mayor parte de la investigación en IA está centrada en el aspecto cognoscitivo de los sistemas artificiales. Es decir, lo relacionado con el aprendizaje, la percepción, y el razonamiento .

Por su parte, desde la Lingüística Computacional, se han desarrollado extensiones como la Semántica de los mundos posibles o la Lógica no monótona para solucionar aspectos como la modalidad, los cuantificadores generalizados, etc. que la Lógica de Predicados Clásica no era capaz de resolver . Además, algunas teorías y conceptos procedentes de la Pragmática Teórica ya se han intentado modelizar e implementar. La disciplina que se ha aventurado en este propósito se ha denominado Pragmática Computacional. Veamos cuáles son sus propósitos:

Computational pragmatics is concerned with the same relations between utterances and context that are the concern of sociolinguistics and applied linguistics, but from an explicitly computational point of view. This implies in the first place a concern for how to compute the relations between linguistics aspects and context aspects. There are, evidently two sides to this. On the one hand, given a linguistic expression, the question is how to effectively decode those aspects of it that encode context information, i.e. how to compute the relevant properties of the context. This side of this relation is in focus when the meanings of linguistic expressions are to be computed. On the other hand, when we consider language generation, where the task is to construct a linguistic expression that encodes the context information that speaker (or writer) wants to convey, the question is how to compute the relevant properties of the linguistic expression to be generated given the relevant properties of the context.

Si se nos permite esta expresión, la Pragmática Computacional actualmente es una disciplina en pañales. Jurafsky añade que la Pragmática Computacional al igual que la Pragmática en general se ocupa de la inferencia, y a continuación señala los problemas que han recibido más atención en la comunidad computacional: la resolución de la referencia (anáfora, deixis, etc.), la interpretación y generación de actos de habla, la interpretación y generación de estructura discursiva y relaciones de coherencia, y, por último, la abducción.

Cada uno de estos objetivos se han convertido en los últimos años en respectivas líneas de investigación. Sin embargo, fenómenos como la modalización discursiva no han sido considerados, y el tratamiento de los marcadores del discurso a nivel computacional es aún, como demostraremos a lo largo de este trabajo, muy deficiente, ya que no consideran los problemas computacionales que suponen la ambigüedad categorial y la polifuncionalidad de los mismos. A medida que vayamos avanzando en los capítulos, se comentarán las investigaciones que se han realizado en lo que respecta a la implementación de la cortesía, la inducción automática de la estructura retórica de los textos a través de la identificación de marcadores del discurso y la anotación del valor ilocutivo de los enunciados.

Aquí termina el primer capítulo. Lo que hemos querido mostrar brevemente antes de enfrentarnos a la explicación de nuestro modelo de anotación pragmática ha sido la relación que guardan los fenómenos que vamos a etiquetar con otras dimensiones del ser humano de naturaleza cognitivo-social que se reflejan en el lenguaje. A continuación se expondrán más detenidamente las corrientes o escuelas de pensamiento claves en la Pragmática Teórica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *